Los cuervos se comen los ojos

Donald Trump, el arquetipo del político conservador, patético, tiránico y patán, busca regresar a la Casa Blanca, auspiciado nada menos que por los intereses políticos y económicos del país más poderoso del planeta.

Las agujas de un pajar son mucho más notorias que la rapiña de los cuervos que se comen los ojos de los cadáveres.

Nada tan enigmático como la política; en los hechos, es mucho más intrincada que tratar de descifrar el Código Da Vinci y, lo que es peor, su análisis siempre se queda corto en relación a los alcances e impactos de las acciones de las estructuras políticas.

¿Recuerdan a Donald Trump? El expresidente de Estados Unidos es el arquetipo del político conservador, patético, tiránico y patán que, enfundado en sus apetitos financieros, complace a las élites políticas al tiempo que las utiliza como bayonetas para alcanzar sus objetivos privados al amparo de las estructuras públicas, tal y como sucedió en su gobierno.

Pero aquello de que los pueblos no tienen memoria no es una frase cliché, sino un axioma político que se desprendió de las evidencias empíricas durante siglos, por lo que ahora resulta que el patán neoyorquino pretende regresar a la Casa Blanca, recinto que, por cierto, es de dominio caucásico, no por nada se llama así, y el caso de Barack Obama es solo el refresco de cola que producen los blancos para los blancos.

En los hechos, Donald Trump le tomó el gusto y la medida a la Casa Blanca; se encontró con el escenario para el cual siempre estuvo destinado y que Chomsky advirtió como consustancial al desarrollo de los grandes negocios financieros en Estados Unidos y el mundo, donde es necesario ser juez y parte para poder proyectar desde el control del Estado el crecimiento de la concentración de la riqueza.

Los supermillonarios en el mundo no se construyen en la inteligencia, sino en el control del poder político que hace que el Estado y su realidad social giren en torno a las necesidades de las élites económicas; por ello, siempre escuchamos al Estado y su clase señalar que no se pueden crear programas de asistencia social indefinidos en tiempo y espacio, y también que no se pueden financiar gastos indefinidos a los que menos tienen, como ha sucedido en esta pandemia. 

Pero cuando se trata del rescate de los ricos y sus inversiones, las cosas cambian, tal como sucedió en México con el quebranto financiero FOBAPROA, que es el mismo comportamiento de los cuervos cuando se comen los ojos de los cadáveres, pero todavía peor, porque los cuervos de la política, como Trump, se comen los ojos de los vivos y no de los muertos.

 

Consultoría política y lectura de Tarot: [email protected].

Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , ,



Right Menu Icon