Matrimonio igualitario en Hidalgo, una realidad

Hoy las personas homosexuales tienen derecho a unirse en matrimonio en este estado y eso es algo para celebrarse.

El cambio ha llegado. Este 14 de mayo, el Congreso de Hidalgo aprobó el matrimonio igualitario, uniéndose así a otras 15 entidades mexicanas que permiten la unión legal entre personas del mismo sexo. Este suceso resulta de gran relevancia para el estado, no sólo por las interpretaciones positivas que podemos darle a la decisión, sino por las acciones negativas que se dejaron ver durante la sesión de la LXIV Legislatura.

En primer lugar, en el conteo de votos, se registraron 2 sufragios en contra y 8 abstenciones. Aquí lo interesante es el valor simbólico y la declaración política detrás de una abstención, pues ésta debe ser la postura más temerosa de un servidor público, tibia e indiferente, que debería erradicarse para cualquier tema de importancia colectiva, pues si se van a abstener de tomar una decisión, ¿cuál es su trabajo entonces?

En segundo sitio está la presencia de los grupos Profamilia que, en clara señal de rechazo, hasta la espalda les dieron a los diputados luego de la resolución. Aquí hay más interpretaciones, pues estas personas están dándole la espalda a los derechos de otros para tener la vida que desean sin ser discriminados; están dejando tras de sí una realidad que prefieren no ver en pro de la defensa de un modelo de familia obsoleto en la que no se reconoce que el mundo ha cambiado y las cosas son distintas.

“Haya sido como haya sido”, hoy las personas homosexuales tienen derecho a unirse en matrimonio en este estado y eso es algo para celebrarse. Aunque para el caso del aborto legal no sucedió igual, cualquier paso -mientras sea para adelante- ayuda, porque cada vez las cosas serán más complicadas y necesitaremos un ejército de gente tolerante y abierta para defendernos de nuestros propios errores como sociedad.



ARCHIVADO EN:
,



Right Menu Icon