Pa’ la basura

Las acciones de varios personajes de la política no tienen como objetivo servir a sus representados, sino su beneficio propio, por eso, deben ir pa’ la basura.

En los últimos días se han dado casos de personajes en la política que por lo que significan en sus acciones solo queda decir “pa’ la basura”.

Empecemos este recorrido por estos personajes.

 

MANUEL HERNÁNDEZ BADILLO, ALCALDE DE TULA

Este señor llegó a ganar la alcaldía de Tula porque el PRD le dio esa oportunidad al hacerlo su candidato y una vez que ganó, le mordió la mano al que lo llevó a la alcaldía, con expresiones y hechos en los que ha querido hacer creer que no le debe nada al PRD ni a Héctor Chávez, que era el presidente del partido, con actitudes en que quiere hacer creer que si ganó, fue por su valor político y él solo, sin necesidad de calabazos para nadar.

Ya con el uniforme de Judas, se dio el lujo de culpar al Concejo Municipal, que estuvo antes de las elecciones, de ser los causantes de los aumentos en el cobro por las licencias de funcionamiento que provocó la molestia de los comerciantes a través de la CANACO.

Lo que mostró fue falta de capacidad para saber que ese asunto lo aprobó el Congreso, en donde se acordó que no superaran los incrementos el 3 por ciento del año anterior y quien lo exhibió como ignorante vino de la presidenta de la Comisión de Hacienda, la diputada Noemí Zitle

Ignorante y traidor, son los calificativos para este alcalde que no lleva ni tres meses en el cargo.

Solo queda decir “pa’ la basura”.

 

JOSÉ RAMÓN AMIEVA, FICHA DE SOSA

El alcalde de Mixquiahuala y ex jefe de gobierno de la  Ciudad de México, José Ramón Amieva, con disfraz del partido Morena es, por lo que se sabe, una ficha del Grupo Universidad, porque es gracias a ALEJANDRO OLVERA, esposo de la diputada Roxana Montealegre, cuando era funcionario de Morena ante el IEEH y con cartera abierta para las candidaturas, que se le hizo a AMIEVA ser candidato y después alcalde.

Desde luego la nueva ficha de Sosa no fue mal agradecido y puso de tesorero a un sobrino de Alejandro Olvera, de nombre José Luis Olvera.

Por cierto, nadie olvida que a finales de enero “Mexicanos contra la Corrupción” denunció a AMIEVA y Mancera de lavado de dinero por mil millones de pesos.

Con todos estos datos solo queda decir “pa’ la basura”.

 

GUADALUPE ORONA YA ES REGIDORA EN PACHUCA

La dirigente antorchista, Guadalupe Orona, ya es regidora en el municipio de Pachuca porque el titular, que era Ricardo Crespo, dejó el cargo para buscar una diputación y entró la suplente que es ella. Conociendo su estilo de actuar, se corre  el peligro de que sea una regidora que pretenda hacer del cargo una representación de su agrupación y no de los pachuqueños y con sus modos de este grupo que son muy conocidos.

 

Lo bueno de todo esto, es que las decisiones son colegiadas y votadas y lo que puede hacer Orona es armar un escándalo, pero no pasará de eso. 

 

SONIA OCAMPO SE AFERRA AL NEGOCIO 

La secretaria de la Sección 20 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud, SONIA OCAMPO, busca hacer de la pandemia un pretexto para no dejar el cargo, pese a que lleva ya más de diez años en ese puesto.

Las inconformidades de los afiliados a ese sindicato crecen y hacen saber que debiendo expedir la convocatoria para una elección de nuevo secretario, no lo ha hecho, porque en el fondo no quiere dejar el hueso.

Se puede argumentar que la pandemia no permite la elección y que preocupada por la salud de todos prefiere sacrificarse más tiempo como secretaria sindical. Pero sucede que la pandemia la exhibió como abusiva y tramposa, pues sin merecerlo, logró que la vacunaran antes que médicos y personal de primera línea, lo que provocó que destituyeran a quien era director del Hospital General de Pachuca, por prestarse al abuso de Sonia Ocampo.

Y aunque muchos piden que deje el hueso es la hora que se hace la que no entiende, porque eso sería tanto como dejar un hueso que le ha permitido, eso dicen, beneficiar a parientes y conocidos en buenas quincenas y manejar -sin transparencia- mucho dinero de las cuotas sindicales de miles de miembros.

Visto esto, no queda más que decir “pa’ la basura”.

Y solo son unos cuantos de los casos que existen.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,


TEXTOS RELACIONADOS

SIGA LEYENDO


Right Menu Icon