Churro selvático

Hace 22 años el director estadounidense Joe Johnston se anotó el mayor éxito de su carrera con Jumanji, un filme estelarizado por Robin Williams, sobre un popular juego de mesa.

Ante la falta de imaginación hollywoodense de la actualidad no es de extrañar que Jake Kasdan haya tenido la ocurrencia de realizar una moderna adaptación sobre cuatro jóvenes estudiantes que son enviados a detención en un viejo salón donde encuentran el viejo juego de Jumanji y se trasladan a la selva convertidos en sus avatares, que curiosamente son lo contrario a sus verdaderas personalidades: el tímido Alex se convierte en el intrépido Spencer (Dwight Jonson); la taciturna Martha deviene en una matahombres (Karin Gillian); el robusto jugador de futbol americano apodado El Refrigerador se convierte en un chaparro ladrón (Kevin Hart), mientras que la coqueta Madison se ve atrapada en el regordete cuerpo de Jack Black, que es lo único divertido de la cinta.

Los cuatro avatares deberán salvar de la destrucción al reino de Jumanji, amenazado por el villano Van Pelt (Bobby Canavale), que se ha apoderado de la joya del jaguar, además de que corren el riesgo de permanecer el resto de su vida en el lugar, como un antiguo jugador.

Si la primera versión fue considerada como un churro, no es de extrañar que ésta también lo sea, pues no aporta nada nuevo y con toda justicia fue incluida entre las diez peores películas del año.

“Jumanji: welcome to the jungle”, resulta sólo recomendable para quienes no vieron a su antecesora, o para los nostálgicos. El resto, mejor absténgase.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:




Right Menu Icon