En cuatro días debate, el que se enoje pierde

Hay que estar muy atentos para ver quién lanza el primer golpe y contra quién. Todo indica que a quien van a atacar es a Menchaca, que de acuerdo a las encuestas les lleva buena ventaja.

El 21 de este mes de abril, esto es en cuatro días, se llevará a cabo en Huichapan el primero de tres debates entre los cuatro candidatos al gobierno del estado: Julio Menchaca de Morena, que encabeza la candidatura común; Carolina Viggiano del PRI, de la coalición “Va por Hidalgo”; Francisco Xavier de MC y José Luis Lima Morales del PVEM.

Se supone que un debate es la oportunidad que tendrán los candidatos en igualdad de condiciones de exponer ideas y proyectos y defenderlos con argumentos que los hagan creíbles, sin que se dejen de lado sus opiniones sobre lo que propone el de enfrente.

Pero lo sustancial es lo que se proponga como proyecto y como idea.

De acuerdo a lo informado los temas serán: anticorrupción, salud y política de gobierno.

¿QUÉ PUEDE PASAR EN HUICHAPAN?

El discurso de los candidatos no cambiará del que ha sido en la campaña.

JULIO mantendrá su propuesta de un gobierno diferente al que ha ejercido el PRI, con la apuesta firme de gobernar con honestidad y conforme a la 4T de no robar, no mentir y no traicionar y de hacer de la esperanza ruta y meta. No lo vemos lanzándose al cuello de los otros candidatos porque no es su estilo de hacer política. VIGGIANO tampoco puede cambiar su discurso de campaña. Seguramente subrayará su listado de propuestas con el adicional de cuestionar a Morena-gobierno de todas las desgracias que sufre Hidalgo por el abandono en que señala tiene al estado y, en algún momento, cuestionamientos y ataques contra Menchaca.

FRANCISCO X. Sabiendo cómo se conduce en los debates, en que incluso recurre a cuestiones personales, seguramente privilegiará ataques y cuestionamientos en contra de quien lleve la delantera, ya sea de motu propio o por encargo, que puede ser. LIMA MORALES tiene una oportunidad de oro para ganar muchas cosas porque no será objeto de ataques y dardos envenenados.

AL FUERTE LO ATACARÁN

El debate se puede convertir en una cacería contra el candidato más fuerte con la intención de reducir diferencias.

Y no sería raro que hubiera una agenda común de ataques y cuestionamientos de Va por Hidalgo y el cantante, de tal manera que Menchaca estuviera a dos fuegos en el debate.

Hay que estar muy atentos para ver quién lanza el primer golpe y contra quién. Todo indica que a quien van a atacar es a Menchaca, que, de acuerdo a las encuestas, les lleva buena ventaja.

Los ataques y cuestionamientos pueden venir -de hecho, ya se dieron en la campaña-, de Viggiano y de Francisco Xavier, Lima parece ajeno a ese esquema.

Los cuestionamientos que ya se dieron son en el sentido de descalificarlo, cuestionando que ni siquiera es de Morena, que es el candidato del gobernador, que es un holgazán y otras lindezas.

Otra cosa será el material de apoyo como fotografías, infografías, láminas y demás con las que se buscará demostrar la certeza de sus acusaciones.

Si la estrategia es pegarle al fuerte, los que atacan se deben haber preparado con investigación y material para hacerlo de manera gráfica y claridad visual. Es parte de lo que recomiendan las empresas que se dedican al trabajo de asesoría y acompañamiento de los políticos.

Finalmente se vale, pero si las acusaciones no tienen soporte real o

propuestas de salida de nada sirven.

EL QUE SE ENOJE PIERDE

En los debates hay muchas recomendaciones que van desde la manera de vestir, de dirigirse al público, tono de voz, ademanes modo de pararse y, sobre todo, manera de expresarse con frases cortas pero contundentes.

Pero sobre todas las cosas -lo que parece hasta de sentido común-, es mantener la calma y la serenidad, porque como dice el refrán “el que se enoje pierde” porque revelaría una personalidad intransigente y soberbia.

Lo que si es inevitable es que a los ataques debe haber respuesta, porque un candidato que no se defiende da la impresión de que se esconde y es débil, pero una respuesta que deje clara su postura y seguir con sus propuestas que deben ser lo central, como dice el manual “responde, bloquea y vuelve a empezar”, de otro modo entraría en el terreno de pelea de cantina al que lo quieren llevar.

LO QUE ESPERAMOS

Que sea un primer debate en que haya más propuestas que descalificaciones, más ideas que agresiones, más argumentos que hígado, y más buena voluntad que la actitud de buscar deshacer al de enfrente.

El candidato que sea el más atacado sin duda es “El Fuerte” y al que los que atacan lo ven rumbo a la victoria y los que atacan demostrarán que no van bien y tienen que recurrir a la descalificación y casi agresión. “El Fuerte” no tiene por qué pelear y sí responder con serenidad y argumentos y mantener su discurso y propuestas.

TODOS DIRÁN QUE GANARON

Como ya es costumbre en los debates, todos los candidatos dirán que ganaron sobre todo en las redes sociales, en una estrategia que, de tan choteada, nadie la cree, pues se nota un trabajo previo y como parte de su esquema de campaña. Sus mensajes dirán “ganamos el debate”,”tuvimos las mejores propuestas”, “los vencimos”, desde luego con la foto del candidato para darle refuerzo a la afirmación dentro de lo que se tiene como maneras de difundir la supuesta victoria.

Eso no es nada nuevo, esta costumbre de cerrar todo el proceso del debate intentando ganar en las redes lo que a lo mejor se perdió en el debate.

Quien debe decidir quién gana y quién pierde, no es el manejo por esquema de las redes sociales, debe ser la gente que quiera ver el debate, por razones de peso como son la convicción de que lo que se le propuso le conviene a su familia y al estado y la historia de cada candidato y de su partido, porque no hay que olvidar que AMLO gana por el hastío de la gente de un modo de gobernar que le ofendió y lastimó, por abusos y corrupción.

Lo demás de salir a gritar que se ganó, con la suma de seguidores que dicen lo mismo, habla de un buen plan post debate, pero nada más.

Lo que vale es lo que decida la gente que no tiene línea de ningún partido y entre ellos los indecisos.

 

Faltan unos cuantos días.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon