Fuera del plan

He querido creer que puedo hacer y cumplir pequeños planes, pero planeé publicar esto en viernes y hoy es sábado.

Durante mucho tiempo creí posible el control que idealmente entrega tener un plan: de día, de vida, de acción. Y resulta que yo nunca he tenido un plan

Improvisación, indecisión, dos “in” que se han vuelto mis fieles compañeros en esta carretera que es mi vida y que la han llevado a sitios que en ocasiones me regalan insomnio y una que otra vez me salen bien.

Mentí: alguna vez tuve un plan de vida que incluía boda, hijxs y casa con jardín. De niña planeaba ver mi vida resuelta a los 24 años; a los 20 parecía estar todo bajo control, y cuatro años después, cuando debía empezar a concretarse mi sueño, me despertó un regalo de infidelidad justo en la celebración de mi cumpleaños. Así que todo pasó de plan a sueño y de sueño a puro humo.

Desde entonces, no he vuelto a hacer un gran plan; no me atrevo a volver a desbarrancar mi auto en un camino que no tengo idea de adónde lleva, y si es que acaso lleva a algún lugar. 

Yo no sé si hay algo esperando por mí, me he desencantado del futuro y de todo sueño que por segundos me llene la mirada. Le he volteado la cara a lo incierto y me aferro a creer que así yo tengo el control. Pero no lo tengo. A veces creo que la vida me ha protegido de mis propios sueños porque en mi realidad serían pesadillas.

Me paraliza el miedo a equivocarme y a no poder volver el tiempo y cambiar mi decisión. Me queda claro que así no funciona, y sin embargo, tengo las piernas clavadas al piso y las manos heladas de tanta inmovilidad. 

El espejo dice que me veo serena, que mi plan de ser feliz se va cumpliendo aun sin las condiciones que le puse cuando niña; me llega a decir que puedo hacer un nuevo plan cada mañana y caminar un día a la vez.

He querido creer que puedo hacer y cumplir pequeños planes, pero planeé publicar esto en viernes y hoy es sábado.

Autor: Alma Santillán

Mujer, escritora, pachuqueña. A veces buena, a veces mala. Tiene dos mascotas que no se toleran entre sí, y dos corazones, porque uno no le alcanza para todo lo que siente.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , ,



Right Menu Icon