Genocida guatemalteco

El coronel Enrique burla la condena por genocidio, pero desatará una historia de horror en su propia casa.

Se ha estrenado, en una de las salas de la Cineteca Nacional, La llorona de Jayro Bustamante, una cinta incluida en la pasada Muestra Internacional.

Aunque su título remite a la leyenda de horror que ha sido llevada a la pantalla en múltiples ocasiones (la última vez hasta por Hollywood), el realizador guatemalteco de Ixcanul, con la ayuda de Lisandro Sánchez, ha utilizado la leyenda para denunciar el genocidio perpetrado en su país por Efraín Ríos Montt.

El viejo coronel Enrique (Julio Díaz) es juzgado por un tribunal y declarado culpable de genocidio; pero, pese a las protestas populares, el juicio es anulado y regresa a su casa, aunque su servidumbre prefiere renunciar en masa.

Gracias a la fiel Valeriana (María Telón), llega a la casa a ayudar la estoica Alma (María Mercedes Conroy), lo cual coincide con la locura del militar, que comienza a ver fantasmas, e incluso está a punto de matar a Carmen, su mujer (Margarita Kénefic), a la que le dispara, creyéndola un espíritu.

Ríos Montt llegó a la presidencia a principios de los 80, mediante un golpe de Estado, y ordenó el exterminio de los indígenas, por considerarlos “subversivos comunistas”. Condenado en el 2013 por genocida, quedó absuelto hasta su muerte, cinco años después, por jueces afines a los militares.

La llorona resulta, pues, un ajuste de cuentas, aunque sea fílmico, con uno de los mayores genocidas de la historia.

Avatar photo

Por: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,