La frivolidad de Yolanda Tellería

Esta semana estalló la huelga del Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento Pachuca, que demanda una mejora en prestaciones de salario y sobre los servicios de salud que perciben. Si bien es cierto que muchos se han dado un festín con el tema de lo bien que viven los sindicalistas, también lo es que se trata de agrupaciones que han tenido que recurrir a este tipo de acciones para obtener prestaciones medianamente decentes y respeto laboral.

Por su parte, Yolanda Tellería, presidenta municipal de Pachuca, respondió que el aumento salarial que piden los sindicalizados es estratosférico y echó mano de sus convenios de publicidad para decir que Percy Espinosa cuenta con más de 10 familiares en nómina, para rematar con una de las peores estrategias mediáticas en días recientes: salir a lavar calles mientras se desarrollaba la huelga.

Lo que Tellería omite son los jugosos negocios por licitaciones que maneja el Ayuntamiento que ella encabeza, los convenios con revistas que publicitan a sus hijas como “sociedad pachuqueña”, los negocios que ha concertado su esposo, Daniel Ludlow y, por supuesto, el outfit de la familia Tellería-Beltrán, cuyo costo es estratosférico pero admisible para la encargada de la Casa Rule.

Yolanda Tellería se lanzó como fiera sobre los familiares del líder sindical pero omitió decir que no se trata de aviadores. Sólo alguien con su frivolidad desconoce que cientos de trabajadores buscan un “acomodo” para luego ayudar a familiares, o al menos es la suerte de quienes no cuentan con una gasolinera entre su patrimonio.

Pero el punto clímax del berrinche de la alcaldesa fue cuando mandó a su flamante secretario de Seguridad, Rafael Hernández (quien goza de un mal historial), a sacar documentos de la oficina de Tesorería pese a que se encontraba la huelga en desarrollo. Pues sí, el miedo no anda en burro, ¿verdad Yoli?

Por supuesto que Tellería tiene mucho que ocultar en contratos de obra, automóviles, papelería, limpias, basura, parquímetros, mercados y otros servicios. Basta recordar que la muerte de Olayet Cabrera fue a causa de la irresponsabilidad de la alcaldesa, que por resultarle estratosférico el pago de vías de recepción de nómina, mandaba a los trabajadores exponiéndolos al peligro. Es decir, en un ardid podría decirse que Yoli Tellería tiene sangre en sus manos y que su frivolidad no le permite conocer las necesidades de los trabajadores.

Por supuesto que la nómina del municipio de Pachuca es otro cantar, con decirles que tiene a familiares de auditores y fiscales como pago a su protección, ni hablar del colosal número de aviadores y que ella sí colocó familiares en más de un área sólo por compromiso o pago político.

Yolanda Tellería ha encabezado una de las peores administraciones municipales, pero aún así busca canalizar recursos para encumbrar a su esposo en su eterno sueño de destacar políticamente. Lógicamente, el resto son frivolidades para “La Tellería”.


ARCHIVADO EN:
, , , ,



Right Menu Icon