La pandemia sin fin

Carlos Barra advierte que el mundo seguirá de rodillas ante el covid-19 mientras la humanidad no haga un cambio de raíz en la cultura de la salud.

Hoy, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anuncia un ascenso de los contagios a nivel mundial por covid-19, el horizonte de la estabilidad sanitaria del orbe se mira lejano y sin esperanza.

A medida que ha transcurrido el tiempo de esta era de muerte, donde ya perdieron la vida más de un millón de personas en el planeta, la esperanza se diluye y se naturaliza tanto el contagio como la muerte en el imaginario colectivo, bajo la frontera mental de lo imperceptible; es decir, como la mayor parte de las personas no hemos visto a aquellos que han muerto, no somos capaces de dimensionar el tamaño de este problema y, por ende, nos encontramos en un quiebre de conducta ampliamente peligroso.

 

URGE UNA CULTURA DE PROTECCIÓN SANITARIA

Hasta ahora, salvo mínimas formaciones humanas, no hemos desarrollado una cultura de protección sanitaria frente a la pandemia, porque una cosa son las medidas estipuladas por el Estado y otra muy distinta, las formas de contención social.

 

Esta disparidad en la cultura de sanidad y su expresión societal, sin duda ha causado estragos y la confusión se incrementa ante el desconcierto de la sociedad, que sabe que se encuentra en una zona límite, pero al mismo tiempo no puede renunciar a sus formas de sustento ni a sus lógicas de socialización, factores que inciden en el incremento de contagios y muertes.

El pie del gigante lo constituye la carencia científica de respuesta para hacer frente a la pandemia, por lo que la vacuna, o vacunas que hoy circulan, son poco menos que una caja de pandora. Y es que vacunarse es una odisea, no sólo porque las vacunas no han llegado, sino por sus efectos colaterales que aterrorizan a la sociedad, la cual está a la expectativa de quienes prueban las vacunas para ver qué sucede con ellos, y entonces decidir si lo hacen.

 

SIN FECHA PARA VOLVER A LA “NORMALIDAD”

En términos estrictos, la OMS no se ha atrevido a realizar un pronóstico de cuándo podremos volver a la “normalidad”, cuestión que advierte que 2020 se irá completito, sin permitir que la desolación y la muerte nos deje rehacer nuestras vidas.

En los hechos, nos debemos aprestar para aceptar que los primeros seis meses de 2021 serán tan cruentos como lo que va de este año, por lo que nadie asuma que las cosas mejorarán, por lo que es un imperativo tener un cambio de cultura sanitaria y de conducta social frente a esta crisis mundial.

 

Consultoría política y lectura de Tarot: [email protected]

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon