Siete años de oscuridad

Hace siete años, 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de #Ayotzinapa fueron desaparecidos y sigue sin haber respuesta, ni justicia; la herida que dejó en #México este hecho aún sangra y nunca dejará de doler.

Han pasado siete años desde aquella noche en la que nuestro país se hundió en la más profunda oscuridad. Luego de una guerra declarada desde el gobierno federal en contra del narcotráfico y de la toma de poder de uno de los presidentes más repudiados en la historia nacional, Enrique Peña Nieto, un hecho macabro y tristísimo nos aventó a un destino sin luz ni esperanza: un grupo de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa fueron desaparecidos. 

Las versiones oficiales cuentan una historia que ha sido contradicha por la evidencia científica, por los testimonios de algunos testigos y por las madres y padres de familia que han buscado a sus hijos sin parar durante los últimos años. 

Corrupción, narcotráfico e impunidad son los ingredientes de esta historia de desapariciones y de injusticia. Pero la herida que ha dejado el caso Ayotzinapa en la memoria histórica de nuestro país no puede sanar, pues el “fenómeno” de la desaparición es un hecho de todos los días. He escrito fenómeno entre comillas, pues cuando un asunto que debería ser una extrañeza se convierte en una experiencia común, en algo que ocurre día a día en todas las ciudades mexicanas, entonces deja de ser un fenómeno y se convierte en la dolorosa realidad. 

La historia nacional tiene un hilo conductor en la violencia contra los estudiantes, la matanza de Tlatelolco y el caso Ayotzinapa son muestra irrefutable de que las cosas han estado mal en nuestro país desde tiempo atrás.  Sin embargo, el caso de los 43 ha logrado movilizar la conciencia social en algunos sectores de la población que reconocen el peligro de olvidar un hecho como éste. 

En México no nos faltan solo 43, hay miles de personas que han sido desaparecidas, hay miles de estudiantes que han sido reprimidos y violentados, hay miles de promesas en el aire para hacer cumplir la justicia, hay miles de mentiras que nos hicieron nombrar como “la verdad histórica”, pero la única verdad con la que hoy convivimos los mexicanos es que vivos se los llevaron, vivos no los tenemos


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , ,



Right Menu Icon