Algo cocinan en el PRI Hidalgo

Parece que las piezas del ajedrez político se van acomodando para la batalla final: la Sucesión 2022. El PRI deberá jugar con inteligencia y unidad si no quiere perder el poder contra Morena, que busca la alternancia.

El PRI en Hidalgo es un partido al que le viene como anillo al dedo eso de “más sabe el diablo por viejo que por diablo”, en el entendido de que es un instituto político que tiene en la experiencia de más de 90 años de ejercer el poder, un valor que a lo mejor no tienen los otros partidos, y que en todas las elecciones le convierte en un participante temible porque bien dice el refrán que “cuando unos apenas van, este partido ya viene de regreso”.

 

Estamos ya en tiempos electorales para la elección del gobernador que va a suceder a Omar Fayad y es de sobra conocido que son dos los partidos que darán, eso se supone, una batalla encarnizada por la victoria: El PRI para no perder el poder y MORENA, que busca la alternancia, con el argumento poco convincente de que llegó la hora de la alternancia, ya que si quieren usar como bandera decir que Fayad hace mal gobierno topan con hueso, porque es considerado el mejor gobernador de México.

 

MORENA tiene sus propios problemas para decidir entre un candidato popular pero poco preparado para el poder y otro bien preparado y capaz, pero sin los reflectores ni las gracias del otro. En todo caso, si la decisión solo se basa en una encuesta de popularidad, sin un trabajo serio y responsable de análisis de quien pudiera ser el abanderado por capacidad para ejercer el poder, esto no caminará bien para Hidalgo.

 

EN EL PRI es donde todos los signos gritan que se cocina una jugada fruto de la experiencia y de los años para no perder.

 

La licencia por tiempo indefinido del diputado ALEJANDRO ENCISO ARELLANO es un signo y una jugada a dos toques si fuera futbol, porque entra ROBERTO RICO experto en asuntos jurídicos y como parte de un esquema legal en la salida del poder y ENCISO tiene puertas abiertas para ser parte fuerte en los esquemas del PRI para la gran jugada del 5 de junio.

Otro signo es la manera en que los personajes con poder por tradición y por ejercicio de cargos se van reagrupando para hacer valer la unidad, sin la que difícilmente pueden aspirar a ganar. Esto y la urgencia de pactos o alianzas que se pueden expresar con decisiones como en la elección pasada, crean una propuesta con muchas posibilidades.

 

Hasta donde se sabe, las pláticas para alianzas con otras  fuerzas políticas y con personalidades, hacia el interior, están en marcha ya.

 

El PRI tiene hasta esta hora dos opciones para la candidatura: ISRAEL FÉLIX SOTO Y CAROLINA VIGGIANO. Si son capaces de decidir sin que se afecte su unidad tienen opciones. Si se dividen pierden.

 

La alternancia es posible por todo lo que significa AMLO como imagen de arrastre, le toca a Morena decidir para la contienda entre una apuesta de popularidad o de capacidad, y apostar responsablemente por lo que le conviene más al estado.

 

Se siente que algo fuerte se cocina en el partido tricolor acostumbrado a entrar a la lucha con una sola consigna desde siempre: ganar.

 

Eso se va a poner bueno, sin duda.

 

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon