¡Déjenlo gobernar! No estorben…

Hay muchos políticos que en lugar de sumar para que las familias hidalguenses tengan más beneficios, solo se dedican a estorbar la labor del gobernador y los alcaldes.

En 1969, el beatle Paul McCartney compuso una de las canciones con más fondo y sentido de su producción que tituló “Let it be” -Déjalo ser- y que como dice su nombre, se refiere a la decisión de no estorbar en el ritmo de los hechos, en las acciones a las que alguien tiene derecho y obligación, máxime cuando esa acción de estorbar se hace de mala fe y con intenciones de lastimar.

En política es muy dada esa actitud de estorbar para, según dicen, cobrarse afrentas, sobre todo de derrotas electorales, que en muy pocas ocasiones se aceptan de buen modo.

En Hidalgo vaya que si se da esta “dizque” política de estorbar.

Los maestros en esta práctica, por lo que se ha visto, son los que se dicen de Morena del Grupo Universidad a través de sus diputados, que desde antes de que tomaran posesión, ya andaban en estas tareas de estorbar con todo lo que podían al gobernador Fayad.

Deben ser reconocidos con “la garza de oro” por su labor de estorbadores: Roxana Montealegre, que cada que pudo estorbó y estorba; ni se diga de Corina Martínez, que más con el hígado que con la cabeza, intentó -todo lo que pudo- poner piedras en el camino de Fayad, aunque la verdad con nulo éxito; ni se diga del cazador de todo lo que se mueva de puestos de poder, Ricardo Baptista, que hubo momentos en que se sintió una maravilla política y solo quería dialogar con sus pares.

Sume a esta lista de estorbadores a Francisco Xavier, que buscó estorbar al gobernador, sobre todo, después de la paliza que se llevó en la elección para gobernador.

Son de la asociación de los que “ni pichan, ni cachan, ni dejan batear”, pero como moscas que friegan y friegan.

 

JORGE MÁRQUEZ

Ahora se la han tomado contra el alcalde de Tulancingo, Jorge Márquez, al que no le perdonan que haya vencido con el voto ciudadano a su apuesta Damián Sosa, hermano de su jefe Gerardo, ahora en la cárcel.

Se ve que, como se dice popularmente, “les caló” y les duele por todo lo que significa de derrota política.

Y como es su estilo, los diputados de Sosa llevan a cabo, desde el Congreso, una cacería contra el alcalde y con mentiras lo quieren lastimar señalando compras de autos de lujo y cuando los confronta para que presenten pruebas, guardan silencio porque no tienen prueba alguna.

Otra parte de su estrategia para estorbar, es la actitud de los regidores afines al Grupo Universidad, que todo lo ven con lupa para cuestionar, y ni se diga de las acciones de los aliados garzas que estorban con todo.

Finalmente, se exhiben como lo que son, porque estorbando los esfuerzos del alcalde, a quien lastiman es a las familias de Tulancingo.

Difícil que entiendan que mucho ayuda el que no estorba.

Y parece que no se dan cuenta que el 6 de junio, esto es 105 días, hay elecciones y se puede terminar la aventura para muchos de estos estorbadores.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , ,


TEXTOS RELACIONADOS:

SIGA LEYENDO:


Right Menu Icon