La última tentación del PRI

Lejos han quedado los tiempos en que el PRI era ejemplo de unidad; hoy, el tricolor está a punto de perder Hidalgo, su gran bastión, y quien será favorecido es, ni más ni menos, el partido del presidente: Morena.

Giovanni Sartori calificó al PRI como un “partido hegemónico pragmático”, atendiendo a que nunca tuvo, en términos estrictos, una ideología clara que desvelara las ambigüedades cuasi crípticas de su proceder en la articulación interna y externa de sus estructuras políticas.

El vulgo aprendió frases como “el que se mueve no sale en la foto”, “la caballada está flaca”, ”ni antes ni después”, todas ellas apegadas a una liturgia prominente de hacedores políticos, como el grupo Atlacomulco, que revelaban la verticalidad de los usos del poder y construyeron un régimen político cuyos vaivenes y ambigüedades lo mismo mantuvieron relaciones con Cuba que siguieron las políticas neoliberales de Estados Unidos.

Los tiempos de la “unidad” que impuso al interior del partido tricolor don Lázaro Cárdenas se han empolvado y solo son retórica de un pasado donde el control político de los grupos de poder hacia su interior ha pasado a mejor vida, dulce recuerdo de la nostalgia del populismo mesiánico de los grandes tlatoanis.

La escaramuza que se vive en el PRI Hidalgo, salpicada por la designación de Carolina Viggiano a la que se opone el gobernador del estado y que ya encuentra fuerzas y reticencias no solo del bando que apoya a Israel Félix, sino también de las liturgias de la oscuridad que primaron por décadas en el bastión priista nacional, han abierto heridas y desencuentros en un momento histórico donde el tricolor no es primera fuerza política nacional y donde su legitimidad es precaria y famélica.

En este raquitismo político, Carolina Viggiano, mucho antes de ser designada candidata a la gubernatura, ya tenía una contracorriente que se ha ido desvelando y que presupone el ancla de la antigua frase: “el que se mueve no sale en la foto”, liturgia que no ha quedado arcaica y que sigue denotando la verticalidad de la toma de decisiones en un partido donde sus bases militantes son comparsa de tango añejo.

En este escenario, Israel Félix se ha movido tras bambalinas prohijando la candidatura de Julio Menchaca, respaldado por Morena, que va viento en popa sin que las hostilidades formales de la contienda electoral hayan dado inicio.

De lo perdido, lo hallado, pero ¿qué podrá recuperar de Hidalgo el PRI si pierde la gubernatura? La debacle política se acerca para el tricolor en el estado que ha sido su bastión.

 

Consultoría política y lectura de Tarot: [email protected].

Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , ,



Right Menu Icon