Leones campeones

Los de Yucatán, por quinta ocasión, se coronan en la Liga Mexicana.

La tercera fue la vencida y los Leones de Yucatán se coronaron, por quinta vez, campeones de la Liga Mexicana, derrotando merecidamente a los Sultanes de Monterrey en siete juegos, algo que se veía muy lejano a mitad de la temporada, cuando se encontraban en último lugar, bajo el mando del puertorriqueño Luis Matos.

Luego de la abrupta salida de los Saraperos de Saltillo, Roberto Vizcarra, el último mánager que los había hecho campeones en la primera temporada del 2018, fue llamado de emergencia.

El equipo tenía buen picheo, pero era último de bateo, además de que su cerrador, el zurdo Guduan, dejó ir varios juegos y fue sustituido por Jorge Rondón. 

Bajo el mando del Chapo, el equipo peninsular comenzó a mejorar, con el regreso de Luis Juárez y la llegada de José Martínez, así como de los pitchers Elián Leiva y Hunter Cervenka, terminando la campaña regular en cuarto lugar, con 46 ganados por 43 perdidos. No fue fácil, pues hubo que soportar desplantes como los del exligamayorista Sterling Castro: al ser sustituido por un emergente, se enojó y abandonó al equipo.

Los jugadores más regulares en la campaña fueron Sebastián Valle, que a pesar de un pobre .247 fue líder del equipo en jonrones, con 20, seguido del gigantón Art Charles, con 18, 54 producidas y .293; Norberto Obeso, un espléndido primer bat, con .316, y Christian Adames, con .255, 17 y 51.

Radamés Liz fue el lanzador con el mejor promedio en carreras limpias, aunque solo ganó tres y fue vencido en cinco, y llegó agotado a los playoffs; algo semejante a Toanner Negrin, quien perdió su lugar como abridor y terminó 4-4, con un alto 6.78.

El auténtico caballo fue el venezolano Henderson Álvarez, quien ganó siete y perdió cuatro, con 4.43 en carreras limpias, y terminó como el más valioso en la serie final. 

Ya en los playoffs, el equipo eliminó a Pericos y a Tigres, y aunque frente a los Diablos se vio abajo tres juegos a uno, supo salir adelante, sobre todo en el sexto, cuando se quitó una desventaja de 18 a 10, para terminar ganando 21-18, con todo y robo de señales escarlatas.

Frente a Sultanes, Leones lucía de nueva cuenta como víctima, en desventaja tres juegos a uno, pero reaccionó en patio ajeno, para llevarse el gallardete y convertir a Vizcarra en el tercer mánager triunfador de la Liga Mexicana.

¡Felicidades a estos Leones y a su incansable afición!

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon