México, la burla de Peña Nieto

Millones de mexicanos observan la frivolidad de Enrique y Tania, y esperan con una veladora que la virgen de Guadalupe le dé esperanza a un pueblo que está en el olvido.

Escucho comentarios fuera de lugar o pendejamente absurdos señalando que México no es un país pobre, lo cual tiene sus bemoles y sus dimensiones inconsistentes.

Quien dice que México no es un país pobre puede referirse a que existen riquezas naturales, lo cual es verdad, ¿pero de qué putas le sirve esto a más de la mitad de la población que vive en pobreza?, de ni madres. Por el contrario, el grupúsculo de mexicanos dueños del país se apropian de toda esa riqueza, viven en jauja y se ríen de la miseria de sus compatriotas, pero son una minoría; pocos de ellos han hecho su dinero de manera honrada y eso todos lo sabemos.

En los entretelones de la injusticia, nadie habla de fincar responsabilidades al expresidente Enrique Peña Nieto, ni el peje que tanto ha cacareado los contubernios y tropelías de la “mafia del poder”, ha hecho algo para que los políticos corruptos paguen por sus andadas y corruptelas, al grado que ya en su gabinete se han presentado sombras de corrupción.

Mientras son peras o manzanas, Peña Nieto aparece en las revistas de sociedad, en las redes sociales y en la prensa nacional e internacional lo mismo bailando con su novia que regalándole flores, o en bodas de gente de dudosa reputación que entre el peculado, el compadrazgo y el influyentísimo se cagan de la risa de los mexicanos que con su esfuerzo honesto llevan el pan a sus mesas.

Mientras en México hablamos de pobreza, de desigualdad, de corrupción, de los marginados, de la inseguridad, de modelos arcaicos de economía y de las tropelías de los políticos, el pueblo, los de pie en el suelo, la perrada, se caga de hambre; millones de mexicanos observan la frivolidad de Enrique y Tania, y esperan con una veladora que la virgen de Guadalupe le dé esperanza a un pueblo que está en el olvido y que sólo se habla de él cuando existe algún discurso de político.

Bien por Peña Nieto, que hizo del país su banco y que ahora se ríe de los peces de colores; mal por el pueblo de México constituido por la perrada que, precisamente, como perros en salchichería observan con hambre y lamen sus miserias sin que ni la 4T ni la virgen de Guadalupe les otorguen oportunidades reales de vida.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, ,



Right Menu Icon