Negro futuro para la república amorosa

El dantesco suceso ocurrido en Minatitlán, donde 13 personas fueron acribilladas, ha devuelto a la realidad a un país que se ha acostumbrado a naturalizar la violencia como característica inherente a una sociedad.

Cifras van y cifras vienen en torno a la violencia, sin que hasta ahora ningún gobierno en México haya podido encontrar una solución y pacificar al país; la muerte violenta se ha convertido en una pesadilla que está acompañada por las múltiples dimensiones de la inseguridad social.

El dantesco suceso ocurrido en Minatitlán, donde 13 personas fueron acribilladas, ha devuelto a la realidad a un país que se ha acostumbrado a naturalizar la violencia como característica inherente a una sociedad, lo cual es verdad, pero no con un sentido sistemático con el que opera la violencia en México.

Amarga realidad del crimen y castigo se le infringe a una sociedad donde las instituciones, desde hace décadas, han sido desbordadas, al grado de que la inseguridad se traduce en cifras cruentas que la retórica de AMLO no puede calmar, más aún, el quiebre institucional ha puesto al descubierto que las medidas asumidas por las autoridades en materia de seguridad de esta administración no han dado resultados, y esto perfila a que la Guardia Nacional no cambiará la realidad.

 

GUARDIA NACIONAL, MEDIDA GATOPARDISTA

El problema de fondo es que medidas como la Guardia Nacional sólo son cosméticas, no han atendido las raíces de la descomposición orgánica de los cuerpos de seguridad y sus instituciones, por lo que burocratizar la realidad creando nuevas instituciones u organismos institucionales no dará resultados, porque son medidas gatopardistas, es decir, se aparenta que las cosas cambian para que nada cambie.

Cruento sexenio amoroso, cruenta realidad donde la voluntad política no basta para garantizar la armonía y paz social. Seguimos dando palos de ciego y la paciencia ciudadana es de corto alcance, por lo que las promesas de Manuelovich de alcanzar los niveles de seguridad que le devuelvan la tranquilidad a la ciudadanía presentan poca tolerancia y ello se suma a los detractores de su oposición que hacen nata ante la impericia del actual gobierno y sus desatinos.

El amor en la república amorosa ha durado muy poco, ahora empiezan los costos reales del ejercicio del poder, por lo que de no ponerse las pilas y dar resultados, el maquillaje del discurso omnipotente de AMLO valdrá madres.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.



ARCHIVADO EN:
, , ,



Right Menu Icon