No son pensantes, son tramposos

SINVERGÜENZAS. Los diputados impuestos por el Grupo Universidad siguen demostrando que su motor es la ambición. Con qué poco poder se vuelven locos.

Se ve que algo no camina con las garzas, porque sus últimos movimientos denotan la decisión de no dejar el poder en el Congreso, con acciones que incluso el panista Asael Hernández califica como desesperadas y violatorias del marco legal, frívolas y perversas por su intento de dividir al bloque opositor y  seguir con la Presidencia, aunque no descartó más atropellos y abusos porque “ese es su modo de actuar”.
Las últimas acciones de los diputados garzas, como la de aprobar una iniciativa “en lo oscurito”, en una reunión con sólo los 7 diputados morenos, de los 13 que integran la Comisión de Legislación, de los cuales 5 son del Grupo Universidad, por la cual cambian la Junta de Gobierno del Congreso por una Junta de Coordinación Política que ejercerá el partido con mayoría a partir de 2020. Esto, sin duda, se trata de un agandalle del órgano de gobierno para el Grupo Universidad, ya sin vergüenza y con desfachatez.
Y aunque existe un acuerdo firmado por Ricardo Baptista en su calidad de coordinador de la bancada de Morena, lo ignoran y buscan por los medios que sea mantener el poder en el Congreso. Quieren dar la impresión de que hubiera un acuerdo con el PRI, al que le entregarían la Presidencia el 16 de este mes a cambio de no estar en contra de la iniciativa aprobada en las sombras, lo que fue desmentido después de una reunión de los coordinadores de las bancadas no morenas y menos sosistas.
Pero lo más seguro es que quién sabe, porque un desesperado va a todas y más cuando está perdido y no le dejan una salida, como se aconseja en “El Arte de la Guerra”.
Lo que están demostrando es que, muy lejos de lo que afirmó en mayo de 2018 Lidia García como candidata, el Grupo Universidad no está conformado por personas preparadas, ni por la parte pensante del estado, pues en los hechos se ve que son la parte mañosa y tramposa de Hidalgo.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.



ARCHIVADO EN:
, , , , , , ,