La Procuraduría litiga los asuntos en los tribunales: Raúl Arroyo

Se niega Procurador a exponer estrategia legal frente a medios, eso se hace frente al juez, argumenta.

Raúl Arroyo González, procurador del estado de Hidalgo, dejó claro que no “litigará” en los medios el asunto de Cipriano C.P., exdiputado federal que fue desaforado, y a quien se le señala por los delitos de homicidio en grado de tentativa y de homicidio culposo.

Cuestionado por representantes de los medios de comunicación, el procurador hizo dos precisiones, primero: la determinación del ministerio público de no litigar en los medios, sino en los tribunales, con razonamientos para convencer al juez de que la representación social tiene la respuesta.

Lo anterior porque, además, podría dejar al descubierto la estrategia legal de la procuraduría y eso – dijo – “cualquier ministerio público en su sano juicio no lo haría”.

En segundo lugar: aseguró que todas las acciones que realiza son dentro del margen que le establece la ley, “no voy a correr un riesgo como procurador de violentar nada, de hacer diferenciaciones entre víctimas e imputados, porque entonces yo estaría violentando mi propia responsabilidad que fui a protestar al Congreso, de cumplir con la ley”, expresó.

Finalmente, reiteró que “el ministerio público no va a litigar este asunto, ni ningún otro, en los medios, por respeto a todos los intervinientes, la víctima, el imputado y toda la gente que participa en este y cualquier otro asunto. A mí lo que me preocupa es convencer al juez y eso lo resuelvo en los tribunales”.

 

CIPRIANO SE ACALAMBRÓ

Las anteriores declaraciones fueron emitidas horas antes de que se llevara a cabo una audiencia pública en la que Cipriano solicitara valoración médica, ya que derivado de la huelga de hambre que lleva en el interior del Cereso, presentaba dolor de cabeza, mareos y calambres en los pies.

La valoración fue permitida por la jueza de control, Janeth Montiel Mendoza, a través de una médico legista de la Procuraduría de Justicia, ello para garantizar su acceso a la salud tal y como se plantea en la Constitución.

En un segundo momento de la audiencia, el imputado Cipriano se quejó de que lo hubieran obligado a utilizar el uniforme de preso, y lanzó un par de señalamientos en contra del gobierno; sin embargo, la jueza le comentó que al ser un residente del Cereso de Pachuca se debe acatar a su reglamento y normas, por lo que sólo accedió a que cada vez que tenga audiencia utilice un saco, suéter o chamarra que prefiera.



ARCHIVADO EN:
, ,



Right Menu Icon