Quieren que le vaya mal a Julio Menchaca

Los signos hablan de que más que sumarse con generosidad y responsabilidad al nuevo gobierno encabezado por Julio Menchaca, los perdedores sueñan en que le vaya mal.

No cabe duda que la paliza que Menchaca le dio a la candidata del PRI es algo que no se acaba de entender y menos de aceptar por parte de los perdedores, que argumentan cosas para demeritar el triunfo de Morena, sin que hablen de solidaridad y trabajo responsable con el que será gobernador el 5 de septiembre, por una razón que no cuesta entender: PORQUE ASÍ LO QUISIERON Y DECIDIERON LOS CIUDADANOS que le dieron una ventaja de más de 300 mil votos sobre el segundo lugar, la candidata priista.

En lo que dicen los priistas no se ve la voluntad de sumarse con generosidad y responsabilidad al gobierno que el pueblo eligió y no hablamos de tener una participación activa, sino simplemente de hacer efectivo el refrán que dice “mucho ayuda el que no estorba”, pero por lo que se ve, están dispuestos a estorbar en los programas y acciones del nuevo gobierno, para poder gritar que no saben gobernar y que por eso las fallas que sueñan y que ojalá no promuevan, sobre todo en seguridad.

Moreira dice que Menchaca será un fracaso

Las reacciones de priistas contra Menchaca alcanzan un grado de irresponsabilidad en lo que dijo recientemente el diputado federal Rubén Moreira, al señalar que ESTO VA A TERMINAR MAL (refiriéndose al triunfo y gobierno de JMS) y, por si quedara duda, puntualizó que Menchaca no es el mejor, que es un tipo gris, que no hizo campaña y que se cobijó en Las Mañaneras.

Y auguró que EL GOBIERNO DE JULIO MENCHACA VA A SER UN FRACASO.

Queda también la opinión de la candidata perdedora que insiste en que Julio no es mejor que ella y cosas por el estilo.

No se ve en este proceder ningún signo de acercamiento o de colaboración con el gobierno que inicia el 5 de septiembre y sí, por desgracia, la intención de que le vaya mal a Menchaca, sin reparar en que, si le va mal al nuevo gobernador, le va mal a todo Hidalgo.

Dicen que el nuevo gobierno será un fracaso y no hay signos de trabajar todos desde sus trincheras por el bien del estado y si esa es la predicción, se debe tener cuidado, porque crear situaciones difíciles en seguridad y paz social en el gobierno de Menchaca les dará piedras a los inconformes con el resultado para gritar a todo pulmón “Se los dijimos, que esto iba a acabar mal y que sería un fracaso” para encontrar en el reclamo un tónico para el ardor de la derrota.

Sería muy grave que estos problemas (de darse) fueran promovidos por los dolidos con tal de pegarle al nuevo titular del Ejecutivo.

Pero puede ser.

Ojalá que estos malos deseos sean solo de quienes parecen actuar desde la frustración y el enojo y que no crezca entre la militancia del PRI- HIDALGO, y que más se camine por el lado de la solidaridad responsable.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon