Reapertura del Mexe: agandalle de la CNTE

No es malo que reabra el Mexe, porque una escuela más siempre debe ser bienvenida, pero lo que parece que no debe ser es que reabra para ser el Mexe de antes.

Dicen que mal empieza la semana al que ahorcan en lunes y parece que eso pasó en una ceremonia que se quiso hacer pasar como reapertura del Mexe el pasado 9 de octubre, pues se convirtió en una fiesta particular de la CNTE con un papel protagónico del alcalde de San Salvador, ARMANDO AZPEITIA, y por lo menos cinco dirigentes centistas, un representante de la agrupación del Frente de Pueblos en Defensa de la Guerra de Atenco y otro más del Magisterio Mexiquense contra la Reforma Educativa, todo esto con la ausencia de autoridades educativas, tanto estatales como federales.

Fue un auténtico agandalle de la CNTE, encabezado por ARMANDO AZPEITIA, que sueña y, por lo que se ve, busca apoderarse del Mexe con exigencias que si se le cumplen lo harían dueño de la escuela con su particular estilo de manejar las cosas, en que la confrontación y hasta la violencia no le son ajenas.

El Mexe fue un estilo de escuela que en su tiempo y circunstancias cumplió un papel importante, que se perdió al final por los abusos que se cometieron supuestamente como expresión de una forma de pensar rebasada por la realidad, ya que, como siempre, líderes trasnochados quisieron hacer de la escuela un centro de actividades orientadas a la confrontación y el abuso y muy poco a la preparación académica.

De sobra son conocidas sus tropelías y desmanes, motivados por un supuesto espíritu revolucionario que provocaba cierre de carreteras, secuestro de autobuses, plantones sin límite de tiempo en plazas públicas, saqueos de camiones repartidores de mercancías y otras lindezas, siempre con la bandera de revolucionarios y una mentalidad que se concreta en frases y estribillos que pretenden ser propuestas ideológicas y que terminan por ser cancioncitas ridículas como esas de “Educación primero al hijo del obrero, educación después al hijo del burgués”, que alienta una lucha de clases que no tiene eco realista en la vida común, pese a lo que digan los padres de esta manera de pensar; o ese otro estribillo de “El Mexe vive, vive, la lucha sigue, sigue”, que tiene sentido como aspiración de algo, pero nada más.

No es malo que reabra el Mexe, porque una escuela más siempre debe ser bienvenida, pero lo que parece que no debe ser es que reabra para ser el Mexe de antes. Debe ser un nuevo Mexe, empezando por no afectar a las escuelas que ya existen en el esquema de normales, como la Universidad Politécnica Francisco I. Madero y otras.

 

FUERA MANOTAS 

No parece correcto que ya se vean manotas dispuestas a apoderarse del Mexe, como la CNTE, que en el evento mencionado enseñó las uñas con dirigentes de varios estados y para mostrar cuáles son sus intenciones se hicieron acompañar de dirigentes de Atenco y del magisterio contrario a la reforma educativa, y esto advierte que buscarán hacer de la normal un centro por lo menos de cuidado, por los métodos que ya se les conoce.

Desde luego, en Hidalgo hay un personaje que sueña con ser el amo de esta escuela: el alcalde de San Salvador, ARMANDO AZPEITIA, cuyas maneras de conducirse son de sobra conocidas.

Bienvenido el Mexe si cambian de modo de actuar, porque si pretenden que sea igual que al de antes, es de pensarse.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , ,



Right Menu Icon