Gobierno digital

La evolución de México de un gobierno electrónico a un gobierno digital no solamente implica la innovación en materia de nuevas tecnologías, sino también en prácticas de transparencia y participación ciudadana.

El salto cualitativo hacia la transformación del Estado cifra en nuestros días el cambio sistémico de gobierno electrónico a gobierno digital, lo cual implica la innovación hacia la respuesta global digital del Estado, que no solo se circunscribe a la aplicación de nuevas tecnologías y plataformas tecnológicas en la automatización de la función pública, sino también hacia los procesos y prácticas de transparencia y participación ciudadana que, en específico, mejoran la implementación de políticas públicas.

Para la mayor parte de la ciudadanía, el gobierno digital debe satisfacer la simplificación de los trámites administrativos, pero esta visión es solo la punta del iceberg; en términos estrictos, nos encontramos en presencia de un cambio científico-técnico hacia la instrumentación de instituciones inteligentes, cuya transversalidad a través de los sistemas y subsistemas digitales crea condiciones de desarrollo humano inéditas, propiciando transparencia, probidad, competitividad y respeto a los derechos humanos.

Sobresale en el proceso de la 4T el hecho de la inserción de México en consonancia con las exigencias de la cooperación y desarrollo económico, como condición no solo de modernización del Estado, sino también en homologación a la prospectiva del desarrollo a nivel internacional que organismos como la OCDE impelen en la certificación de las prácticas del Estado para la eficiencia y competitividad.

Hoy, el gobierno digital se piensa como implementación de nuevas tecnologías a los procesos administrativos del gobierno, visión parcial que paulatinamente dejará su lugar a los procesos sustantivos de transversalidad de las instituciones públicas para asegurar una revolución ciudadana que atraviese por la plena gobernanza del Estado, es decir, de la fuente motriz del equilibrio entre las demandas ciudadanas, las dinámicas del mercado y las condiciones operativas del proyecto nacional.

El cuestionamiento de fondo de la ciudadanía estriba en el hecho de que la administración pública no es pública todavía, porque la escasa participación ciudadana en las estructuras del Estado requiere que la retórica se convierta en praxis.

 

Consultoría política: [email protected]. Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

 

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , ,



Right Menu Icon