Juventud rebelde

La película de Carlos Armella presenta a un grupo de muchachos que se enfrentarán a la incomprensión de los adultos.

A últimas fechas, los productores independientes del cine mexicano parecen haber vuelto los ojos hacia los jóvenes y han conseguido filmes tan apreciables como Muerte al verano, de Sebastián Padilla. 

¡Ánimo, juventud!, de Carlos Armella, recién estrenada en la Cineteca Nacional, se inscribe en la mencionada corriente. El guion del realizador de Toro negro, En la estancia y Banda narra la historia de cuatro jóvenes, cuyos destinos se entrelazan.

Martín (Rodrigo Cortés) es un tímido y acomplejado grafitero que está enamorado de Cris, una chica de secundaria que ignora su existencia. Daniel (Mario Palmerín) es un joven que fue expulsado de la escuela y se ha metido de taxista, pues quiere comportarse como un adulto responsable, ya que ha embarazado a su novia; por su parte, Dulce (Daniela Arce) es una buleadora, tras la cual se esconde una chica romántica y soñadora; a su vez, Pedro (Iñaki Godoy) es un rebelde que, ante la falta de comprensión de los adultos, decide inventar su propio lenguaje. Los cuatro jóvenes se toparán con la cerrazón de los adultos, además de la corrupción de las autoridades.

Armella consigue retratar este mundo joven de una manera sencilla y verosímil, consiguiendo momentos muy divertidos, como cuando completan el grafiti mocho o en el discurso de Pedro, que es aplaudido por los jóvenes, aunque no lo hayan entendido.

¡Ánimo, juventud! es, pues, un sencillo y entretenido relato de unos jóvenes rebeldes.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon