Mayor nivel educativo de las mujeres no garantiza igualdad de género en la política

La educación es esencial, pero no basta para facilitar la participación de la mujer en puestos de dirección.

                Ya sea en la sociedad civil o en la administración pública, en las instancias internacionales o en las nacionales, las oportunidades de educación y aprendizaje a lo largo de la vida brindan a las mujeres las competencias necesarias para alcanzar puestos de dirección. La educación primaria puede aportar a las mujeres competencias básicas de lectura y escritura y puede ayudarles a reafirmar su confianza y su capacidad de comunicación.

Frecuentemente, a las mujeres se les requiere mayor educación, formación profesional, técnica y jurídica para ser creíbles e influyentes y capaces de ejercer un liderazgo de alto nivel y tomar decisiones importantes.

Un estudio realizado sobre mujeres líderes en distintos niveles de gobierno en ocho países, entre los cuales se encuentran Brasil, Egipto, Ghana y Palestina, reveló que aquellas mujeres que tenían mayor nivel de educación ocupaban puestos más destacados en el gobierno.

No obstante, aumentar los logros educativos de las mujeres no necesariamente garantiza una mayor igualdad de género en cuanto a participación política. En Malasia ha crecido la matrícula de mujeres, especialmente en la enseñanza terciaria, pero la participación de la mujer en la vida política se ha mantenido estable en los 10 últimos años.

En algunos países con tasas de matrícula de niñas y mujeres históricamente elevadas, como el Reino Unido y los Estados Unidos, hay menos mujeres en puestos de alto rango en la vida política que en algunos países en los que hay menos niñas inscritas en la escuela. Sin embargo, alcanzar niveles altos de educación, especialmente más allá de la enseñanza secundaria, ayuda a mejorar los conocimientos y las competencias adecuadas para optar a puestos de dirección y a desarrollar actitudes favorables a la igualdad de género.

La escuela también puede brindar a los jóvenes oportunidades valiosas para desempeñar de forma activa puestos de dirección, como sucede con los clubes de chicas y chicos y los consejos escolares. Iniciativas no formales pueden proporcionar oportunidades similares.

Una mayor igualdad de género en liderazgo y toma de decisiones en las instituciones públicas deben ser activamente demostradas. Cuando los líderes en la India son mujeres, mejoran las aspiraciones de las niñas y su avance educativo. En los 16 estados más poblados de la India, un aumento del 10% en el número de mujeres que intervienen en la vida política de los distritos daría lugar a un incremento de casi un 6% en la probabilidad de que se complete la enseñanza primaria, con un impacto mayor en la educación de las niñas.

Se necesita una representación igualitaria de mujeres docentes y líderes en los sectores educativos.

Los estudios confirman la importancia de los modelos de roles femeninos en las escuelas y las profesiones. Las estudiantes de los cursos introductorios de ciencias y matemáticas en los Estados Unidos obtenían mejores resultados si quienes los enseñaban eran mujeres, y estaban más dispuestas a seguir carreras de las disciplinas de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. Observar e interactuar con mujeres expertas en estos campos hicieron mejorar las actitudes de las estudiantes hacia dichas disciplinas.

La proporción de mujeres docentes también es un indicador de los avances hacia la igualdad de género, en especial en los países con ingresos más bajos. En los países con normas de género más rígidas, las mujeres docentes pueden atraer a las niñas hacia la escuela y mejorar sus resultados educativos. Pero la presencia de mujeres docentes es muy desequilibrada en los distintos niveles educativos y entre los distintos países.

En conjunto, el 94% de los docentes de preescolar son mujeres, frente al 64% en la enseñanza primaria, el 56% en el primer ciclo de la enseñanza secundaria y el 50% en el segundo ciclo de secundaria. En el segundo ciclo de la educación secundaria, el porcentaje de mujeres varía desde un 83% en Myanmar a sólo4 % en Liberia.

El problema del liderazgo equitativo desde la perspectiva de género es una preocupación mayor en el terreno de la educación. Las mujeres siguen teniendo una baja representación en los puestos de gestión de alto nivel, en los consejos escolares y en los ministerios de educación, tanto en los países ricos como en los pobres.

En 2015, las mujeres ocupaban 69 puestos de ministros de educación. Incluso en los países con una mayoría de docentes mujeres, en proporción menos mujeres que hombres alcanzan posiciones de dirección en el sistema educativo.

En la mayoría de los países con datos disponibles, el porcentaje de mujeres en puestos de gestión en las escuelas es muy alto en la enseñanza preescolar, pero desciende considerablemente en la educación primaria y el primer y segundo ciclos de la enseñanza secundaria, incluso en países conocidos por su alto nivel de igualdad de género, como Finlandia.

La diferencia promedio en la proporción de mujeres en cargos directivos en las escuelas de primaria y de segundo ciclo de secundaria alcanza los 45 puntos porcentuales.

En la República de Corea, en 2013, el porcentaje de personal docente femenino desciende del 93% en preescolar al 23% en el primer ciclo de secundaria y al 9% en el segundo ciclo de secundaria.

Estas tendencias tienen implicaciones muy diversas para las niñas y los niños y el personal docente. La baja proporción de docentes hombres en los niveles inferiores de la educación perpetúa el estereotipo que atribuye a las mujeres el cuidado de los pequeños y contribuye al entendimiento de los niños del concepto de género.

En la enseñanza primaria hay más directores y administradores hombres que docentes hombres, lo cual también sugiere que es más frecuente que los hombres sean ascendidos a puestos de gestión que las mujeres.” (Continuará…)

Por: Roberto Diez Gutiérrez

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Maestro en Educación con especialidad en Comunicación. Maestro Humanidades con especialidad en Educación. Doctor en Humanidades con opción en Educación. Beca al Mérito Académico de la Secretaría de Educación Pública Federal. Fui corresponsal en el Estado de Hidalgo para Organización Radio Centro, Organización Impulsora de Radio y Cadena Radio Centro. Profesor en el Tecnológico de Monterrey (Querétaro e Hidalgo); en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Universidad INECUH de Tizayuca, Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID-Tula) y Universidad La Salle Pachuca. Rector de la Universidad Científica Latinoamericana de Hidalgo (UCLAH); Director General del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Hidalgo (CECyTEH); Director General de Educación Media Superior del Instituto Hidalguense de Educación Media Superior y Superior (IHEMSyS) y Director Técnico del Instituto de Crédito Educativo del Estado de Hidalgo y Secretario Técnico del Consejo Estatal de Población en Hidalgo. Director General de Proyectos y Programas de Apoyo a la Educación de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo. Presidente de la Comisión de Educación y Cultura del Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo. Colaborador en diversos medios impresos y electrónicos del Estado. Rector de la Universidad Tecnológica Minera de Zimapán (UTMZ). Ex Rector de las Universidades Tecnológicas Minera de Zimapán y Bilingüe de Mineral de la Reforma.


ARCHIVADO EN: