MORENA y los estragos internos

MORENA, el movimiento que vio la luz a través del tabasqueño, ya muestra las fisuras propias de un organismo heterogéneo y repleto de incertidumbre política que no habrá de poder resolver su gran caudillo.

Nada tan contundente como discutir el poder del capital político de Andrés Manuel López Obrador como una ínsula política que no tiene parangón en la historia de México.

Mientras el presidente de la República sigue conservando su capital político, el cual incide en la toma de decisiones en lo público y en lo privado, MORENA, el movimiento que vio la luz a través del tabasqueño, ya muestra las fisuras propias de un organismo heterogéneo y repleto de incertidumbre política que no habrá de poder resolver su gran caudillo.

El inexorable tiempo, que no perdona, ha empezado a causar estragos en MORENA y sus pretensiones y proyecciones políticas en la medida en que el sexenio transcurre y la figura de López Obrador cobra distancia entre el Poder Ejecutivo y las acciones del partido que lo empoderó; este no es un análisis lineal, porque se debe tomar en cuenta que el organismo tiene vida propia, pero pocos líderes y protocolos que aseguren su fortaleza al margen de López Obrador.

En esta tesitura, el efecto López Obrador, que está vigente pero ya muestra síntomas de erosión partidista, ha hecho que MORENA haya experimentado fisuras en su interior, amén del comportamiento inestable que ha manifestado ante la distancia política que hoy tiene el presidente sobre el partido y, por ende, en esta serie de mensajes contradictorios que suele mandar a su partido y que tiene postrado el juego de intereses al estilo de una caja de pandora.

Por si fuera poco, la oposición, ante su debilidad frente al capital político de López Obrador, pero percibiendo la distancia entre el presidente y MORENA, ha cerrado filas al margen de casi cualquier diferencia ideológica para tratar de hacer frente por medio de una alianza electoral, más que de acción o programa político, para derrotar a MORENA e ir pavimentado una lucha política que pudiera frenar el continuismo del lopezobradorismo.

Lo incierto del panorama político es que MORENA parece diluirse y que la oposición no encuentra un discurso y accionar válido para encausar al país, es decir, nos encontramos en el escenario de una clase política sin proyecto y, por ende, con una sociedad sin conducción política, lo que presagia una catástrofe en un tiempo incierto y desolador.

En este trazo, es tan peligroso el desgaste de la figura de López Obrador como la erosión política que han sufrido los diversos partidos, porque al margen de sus disputas se encuentra una precaria conducción política del país, lo que marca un horizonte lejano a cualquier restructuración política, llámese 4T, o sin T.

 

Consultoría política y lectura de Taror: [email protected].

Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , ,


TEXTOS RELACIONADOS:

SIGA LEYENDO:


Right Menu Icon