Sarape desteñido

A pesar de contar con grandes como Henry Urrutia, Rainel Rosario y Fernando Villegas, los de Saltillo fueron eliminados.

Había expectación por ver en el estadio Alfredo Harp Helú a los Saraperos de Saltillo, que peleaban por un lugar en la postemporada, luego de que su mánager, Roberto Vizcarra, los abandonara y fuera sustituido por Adán Muñoz.

El equipo norteño presumía al líder de bateo, Henry Urrutia, .431; al máximo jonronero y líder de carreras producidas, Rainel Rosario, con 38 y 111, respectivamente, y al probable novato del año, Fernando Villegas, .345.

En la primera entrada fabricaron cinco carreras que parecían enfilarlos a una victoria, pero los Diablos atacaron poco a poco al abridor José Samayoa y a quienes le siguieron, incluyendo al recién llegado Aneuris Rosario, para terminar cayendo 16 a 10.

En el segundo encuentro mandaron a Miguel Peña, su mejor lanzador, que ganaba 2 a 0, cuando se vino la lluvia. Al reanudarse el juego tras una hora de suspensión, no estuvo tan efectivo y cayó por 8 a 2.

En el tercero, el equipo norteño remontó una desventaja para ponerse arriba 10 a 5, pero de nueva cuenta falló el relevo y cayó 16 a 11, siendo eliminado de la postemporada.

Con los llegados a media temporada, Tomo Otosaka y Dariel Álvarez, los Saraperos lucen uno de los mejores line ups de la liga, aunque se extrañó al lesionado Manny Rodríguez; sin embargo, su picheo nunca funcionó, incluyendo al veterano Edgar González y a Kennet Sigman, y tampoco encontraron a un cerrador confiable.

En suma, estos Saraperos fueron una de las decepciones del año.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , ,



Right Menu Icon