Se acerca un nuevo gobierno en Hidalgo

En Hidalgo avanza sin sobresalto el trabajo de los equipos de transición de Omar Fayad y Julio Menchaca, y en poco menos de un mes estaremos listos para estrenar un nuevo gobierno que habrá de ver por el bienestar de las y los hidalguenses.

Falta poco menos de un mes para que en Hidalgo asuma la gubernatura Julio Ramón Menchaca Salazar para relevar a Omar Fayad Meneses, que fue el trigésimo tercer gobernador constitucional de la entidad.

En uso de sus derechos, Carolina Viggiano, candidata entonces de la alianza “Vamos por Hidalgo”, ha impugnado la victoria del morenista ante el Tribunal Electoral esgrimiendo varias causales, como rebase del tope de campaña, violencia de género e indebida intervención de algún personaje que pudo influir en el resultado (léase el presidente AMLO en La Mañanera), proceso que no tuvo frutos, pero parece que Caro y su equipo buscarán su cometido en la instancia siguiente, que es la definitiva.

Como sea, hoy Menchaca es gobernador electo con una diferencia de votos superior a 300 mil, cifra bastante considerable, con todo y que desde el equipo de la también diputada federal del PRI lo que se busca es sentar un precedente para que irregularidades de este tipo no vuelvan a ocurrir.

Mientras tanto, desde hace semanas los equipos de transición continúan con el trabajo encomendado por sus jefes, Fayad y Menchaca, en un clima de calma y sin sobresaltos, pues ambos políticos se han conducido con madurez y respeto a las instituciones.

Los resultados del gobierno saliente están a la vista. Parece que el crecimiento que logró Hidalgo en materia económica, por ejemplo, lo tiene colocado como uno de los estados en donde se logró mayor inversión, con niveles muy parejos a estados como Querétaro y Nuevo León.

De acuerdo con los expertos, una figura fundamental en el gobierno de Omar Fayad fue José Luis Romo: un hombre joven e inteligente, sin afición por los reflectores y sí por la eficiencia en materia de desarrollo económico. Claro, con todo y esto, hoy Hidalgo tiene grandes retos por delante en materia de desarrollo económico.

Uno de los sentimientos que afloran en los que vivimos en la región de Tula es que, siendo la zona que más aporta a la economía estatal, las carencias no son pocas y son de todo tipo, por ejemplo, en materia de deporte, no tenemos unidad deportiva o una pista de atletismo, mucho menos una alberca. ¡De este tamaño son nuestras carencias!

Además, todos lo saben, somos una de las regiones más contaminadas y más lo seremos con la insistencia del gobierno federal de utilizar combustóleo en la CFE para producir más energía (y más contaminación). En la refinería avanzan los trabajos de reconfiguración que, cierto generarán más empleo, pero también mayor contaminación. E irónicamente en esta zona se han iniciado los trabajos para el nuevo hospital del IMSS, dentro del municipio de Tlaxcoapan, a raíz de la inundación que tuvimos en septiembre pasado y que entre otras consecuencias mató a 16 pacientes en las instalaciones del Seguro en la calzada Melchor Ocampo.

Claro, esa es una tarea más del gobierno federal, pero ojalá que Menchaca Salazar le dé la importancia debida al problema de las aguas negras que desde hace años corren por el río Tula. Desde la zona metropolitana de la Ciudad de México nos dejan venir todas las aguas negras que producen más de 20 millones de habitantes, y a veces lo hacen de forma increíblemente irresponsable, como la noche del 6 y madrugada del 7 de septiembre.

Los tulenses nunca vamos a olvidar la inundación provocada por quienes no previeron, o no supieron calcular, el daño que iban a originar al dejar venir el caudal que dañó a más de 30 mil habitantes, sobre todo del centro de la ciudad, y que hoy siguen esperando ayuda gubernamental para levantar su negocio o vivienda inundada desde entonces.

Necesitamos también que el nuevo gobierno impulse el turismo en Tula. Contando con un atractivo como son los Atlantes, resulta inconcebible que después de tantos años de construida (me tocó hacerla desde el gobierno municipal hace 20 años), la llamada “puerta sur de la zona arqueológica” siga cerrada. Y bueno, ahora con el puente colgante arrasado el día de la inundación, la buscada conexión entre la zona arqueológica y el centro de la ciudad luce más complicada.

Es urgente que Tula cuente con accesos carreteros amplios y modernos, de esta ciudad para San Marcos o para El Carmen, o para el occidente, y subir por ahí al arco norte, o llegar a los más de 10 pueblos, al Cereso o al centro de justicia. Tula ya merece más. ¡Ah!, y por favor, don Julio, métale las manos como mediador, junto con otros actores, al tema de Cruz Azul.

La lista de pendientes es interminable y la respuesta podría ser que no hay recursos que alcancen, y tal vez razón no falta, pero las necesidades están a la vista y Tula ya no puede esperar más. Las actuales y futuras generaciones merecemos mejores expectativas. Necesitamos autoridades cercanas a la gente. Ya no más funcionarios que se sienten casi dioses, inalcanzables para el ciudadano común como usted y yo.

Por hoy es todo, nos leemos en la siguiente entrega, pero… Entre nos.

Autor: José Guadalupe Rodríguez Cruz

*Egresado de la UNAM como licenciado en Derecho y Diplomado por el Instituto de Administración Pública de Querétaro y por la Universidad Iberoamericana en Políticas Públicas. *Regidor Municipal en Tula, Secretario Municipal de Tula, Diputado local en la LVII y LIX Legislaturas en el estado de Hidalgo y Presidente Municipal Constitucional de Tula 2000-2003. *Autor del libro “Desde el Congreso Hidalguense” y coautor del libro “Tula... su Historia” *Director y fundador del periódico bisemanario “Nueva Imagen de Hidalgo”, que desde 1988 se pública en Tula, Hgo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon