Con picos y garras se aferran al Congreso

ENFERMOS DE PODER. Los morenos que tuvieron LA SUERTE de llegar al Congreso están haciendo circo, maroma y teatro para no soltar el poder, pero no con el afán de beneficiar a los hidalguenses sino a SU JEFE y, de paso, a ellos mismos.

El Grupo Universidad no se resigna a perder el Congreso y aunque todo indica que el 16 de octubre lo entregará al PRI (porque así lo dice la ley), se aferra con pico y garras para poder lograr cambios en la Ley Orgánica que le permitan seguir teniendo el control del Poder Legislativo de Hidalgo.

Eso, y no otra cosa, refleja lo que ha dicho en los últimos días Ricardo Baptista, quien señala que entregará la presidencia, PERO “seguirán en la lucha” para cambiar la Ley Orgánica y de esa manera seguir el resto del tiempo de esta Legislatura como dueños del Congreso. O sea, se va, pero no se va, porque todo dependerá de lo que resulte de la Ley Orgánica.

Desde esa decisión de los sosistas, si por ellos fuera, NUNCA dejarían la Presidencia de la Junta de Gobierno. Si la dejan será porque, en términos coloquiales, los van a correr por abusivos y los dejarán sin recursos para meter las manos, porque no habrán podido cambiar el marco orgánico del Congreso.

Y como cada vez se quedan con menos argumentos, Baptista ya le quitó valor al Consejo Político de Morena del que, dijo, no tiene vela en el entierro. Pero no sólo eso, sino también ignora al presidente Andrés Manuel López Obrador, que a través del subsecretario Peralta les dijo muy claro que no se aferren al hueso y dejen la presidencia a quien le corresponde. Al respecto, dijo Baptista: “Genera suspicacias y no es confiable para ser intermediario en el caso del Congreso de Hidalgo”.

El Grupo Universidad deja ir una buena oportunidad para mostrarse solidario con los hidalguenses, aceptando que su tiempo como mandamás del Congreso se acabó, pues hubiera sido lo correcto entregar la presidencia con buena estatura política. Pero no, se aferran y al final todo indica que los correrán del cargo y les cuidarán las manos por abusivos. Y ya se sabe que no es lo mismo que lo mesmo.

De todos modos, las negociaciones e intentos de compra de diputados para juntar los 20 que les urgen, dicen, están a todo vapor. Ojo ahí.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.



ARCHIVADO EN:
, , ,