Un solo frente

Mes y medio ha transcurrido desde la inundación en Tula y los miles de afectados siguen sin tener apoyo contundente por parte, sobre todo, del gobierno federal, a pesar de que el presidente López Obrador se comprometió a ayudar a la brevedad.

Lo que para Tula será un antes y un después de la inundación del 6 de septiembre deja ver ahora la preocupación -que para muchos se ha convertido en verdadera  angustia- de los afectados que se quedaron sin nada y no encuentran eco, sobre todo en el gobierno federal, de sus demandas de apoyo para rehacer su vivienda o su negocio.

Hasta hoy solo hemos visto esfuerzos de la propia sociedad, aunque también la presencia del gobernador los primeros días después de la catástrofe, de los diputados federales Carolina Viggiano y Cuauhtémoc Ochoa, al igual que de Octavio Magaña y del alcalde Manuel Hernández Badillo, a quien como autoridad más cercana le ha tocado recibir los más duros reclamos.

Por parte de Andrés Manuel López Obrador, titular del Poder Ejecutivo federal, se sabe que los llamados “siervos de la nación” han levantado un padrón de afectados en sus viviendas, pusieron un sello en la entrada de sus domicilios, pero nada más.

Trascendió que el día de la inundación AMLO sobrevoló Tula en helicóptero; pasaron los días y visitó Hidalgo, pero no Tula sino Acaxochitlán para evaluar los daños del huracán Grace, que sin menospreciar a nuestros paisanos de la sierra de Tenango, éstos fueron de mucho menor impacto que lo ocurrido en Tula cuando se desbordó por las calles del centro de la ciudad el río del mismo nombre.

Justamente en la reunión en Acaxochitlán, el gobernador Omar Fayad le pidió públicamente  al presidente de la República su pronta presencia en Tula para evaluar los daños e instruir la tan necesaria y esperada ayuda; AMLO ofreció que se trasladaría al sitio en 15 días, que ya se han cumplido y de su presencia  –aunque más de su apoyo-, nada.

Ante este escenario los afectados han realizado varios intentos por organizarse. Se sabe de tres o cuatro grupos que por diversos caminos buscan respuesta, pero de manera clara e importante nada se ha sabido. Está visto que el propio alcalde ha tocado diversas puertas tanto a nivel estatal como federal, en la cámara de diputados en Pachuca, en la capital del país con senadores y diputados, pero hasta ahora hay muy poca respuesta.

 En su mayoría la gente afectada ha sido prudente, sin faltar la que por la desesperación de verse hasta sin lo básico, como es la comida, ha agredido a las autoridades. Esta violenta conducta de algunos también tiene su origen en cuestiones políticas y en muchas ocasiones utilizando lo que hoy parece marcar la agenda: las redes sociales, gente que muchas veces se oculta en el anonimato o en perfiles falsos para ofender, criticar o descalificar la tarea de otros, sin tener mayores argumentos que rencores guardados que nada tienen que ver con la crisis que hoy vive Tula. 

Badillo, por ejemplo, ha hecho lo que está a su alcance, pero tiene que hacer un equipo más fuerte con su cabildo, con sus propios funcionarios y con sus amigos y allegados que le ayudaron a ser alcalde. Parece adecuada y responsable la actitud de Carolina Viggiano, quien como diputada federal ha levantado la voz en varias ocasiones, tanto en la tribuna como en diversos escenarios, para exigir ayuda para Tula. Queremos que no se canse de esta tarea hasta ver resultados, pues debemos aprovechar su voz para que Tula y los afectados reciban lo que el descuido, la apatía, el desconocimiento y la irresponsabilidad de funcionarios de Conagua les arrebató. 

La semana anterior, Noé Paredes Meza, conocido empresario e hijo del exalcalde del mismo nombre, convocó a un foro virtual con la participación importante de gente cuya voz puede influir para atender este tema. Estuvieron la senadora Nuvia MayorgaCarolina Viggiano, el alcalde, empresarios, expertos, periodistas y algunos de los miles de   afectados.

Nos referimos a esta reunión, que si bien no ha sido la única, sí consideramos que puede ser la de mayor impacto y, en consecuencia, con mejores resultados en los objetivos que se persiguen, principalmente que se demande por la vía legal apropiada a quienes resulten culpables de lo ocurrido, convencidos de que Tula no se inundó, la inundaron, e indemnizar a los afectados en sus casas, en sus negocios, en sus bienes o a sus deudos, en el caso de quienes tuvieron la desgracia de perder a algún familiar.

Pero además de las demandas, el grupo exige que haya apoyo técnico para que se expliquen las causas de lo ocurrido y sobre todo que no vuelva a suceder. Es terrible para los afectados, desde hace ya mes y medio, vivir en medio de la zozobra, el temor, la incertidumbre de que lo sucedido vuelva a pasar.

Y el último factor que el grupo está considerando es el económico. Algunos negocios comienzan a abrir, pero muchos otros no, simplemente porque se quedaron sin nada y no cuentan con recursos para volver a empezar, lo que resulta de verdad estresante, por decir lo menos.

Es tiempo de sumar, de opinar, de aportar para construir, no descalificar el trabajo de las autoridades locales y estatales y que éstas redoblen el esfuerzo, sin perder la sensibilidad para atender, para escuchar a quienes todo perdieron. Con justa razón esperamos, exigimos que el gobierno federal dé la cara asuma su responsabilidad, y aunque no la tuviera, que tienda la mano a miles de tulenses que hoy todavía viven en una crisis económica y hasta emocional.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero…Entre nos.

Autor: José Guadalupe Rodríguez Cruz

*Egresado de la UNAM como licenciado en Derecho y Diplomado por el Instituto de Administración Pública de Querétaro y por la Universidad Iberoamericana en Políticas Públicas. *Regidor Municipal en Tula, Secretario Municipal de Tula, Diputado local en la LVII y LIX Legislaturas en el estado de Hidalgo y Presidente Municipal Constitucional de Tula 2000-2003. *Autor del libro “Desde el Congreso Hidalguense” y coautor del libro “Tula... su Historia” *Director y fundador del periódico bisemanario “Nueva Imagen de Hidalgo”, que desde 1988 se pública en Tula, Hgo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon